Día 8

enero 17, 2008

Vé al principio: Dormir en el suelo.

A lo largo de estos días he podido experimentar como poco a poco, me he ido acostumbrando a dormir en el suelo sin ningún problema. Para mi es algo ya natural y no siento ningún tipo de molestia al acostarme, al contrario.

Los efectos que he podido notar a lo largo de esta semana y pico:

  • Mejor calidad de sueño (necesito dormir menos horas).
  • Bienestar a nivel de espalda y lumbares, incluso piernas.
  • Tonificación de músculos, me noto más fuerte y más espabilado mentalmente.
  • Mejor humor y ¡mejor aspecto!

Concluye así esta pequeña investigación personal.

Animo a cualquiera que lea esto a intentarlo. Ves el dormir de otra forma. Por ejemplo, ya no me preocupará que no haya suficientes camas en casa de un amigo. También noto que al dormir en el suelo, presumíblemente un hábito de salud, te contagia otras áreas. Tengo más energías y más ganas de hacer ejercicio. Después, por la parte emocional, el dormir en el suelo lo experimento como un estado de descanso más primigéneo, más íntimo con la tierra por así decirlo. Por otra parte, el saber que una superficie plana me basta para descansar, me suma algunos puntos más al sentimiento de autonomía e independencia con respecto a los aspectos que tenemos por supuestos.

Si algo más de interés surge, (como efectos negativos) lo haré saber.

A dormir bien!


Día 7

enero 16, 2008

Vé al principio: Dormir en el suelo. 

Aggggghs!

Hoy he dormido demasiado. Quizás más de diez horas. Demasiado tiempo en el suelo. Me he levantado dolorido, aunque se me fue pasando rápidamente al levantarme. Ya empiezo a remolonear como si fuera una cama de verdad, ¡no puede ser!

En mi defensa diré que esta semana está siendo muy complicada, sobre todo emocionalmente, además el tiempo no acompaña demasiado para querer saltar de la cama y ver mundo.

Efectos…

  • Los mismos que en cualquier cama convencional al dormir durante demasiado tiempo.
  • Es decir, dolor lumbar, ojeras y ¡mal humor!

Lo positivo parece ser que los efectos de dormir demasiado se acentúan al hacerlo sobre el suelo. Esto me ayudará para dormir las horas que tocan y no remolonear.

Próximamente: Día 8.


Día 6

enero 15, 2008

Vé al principio: Dormir en el suelo.

Buenos días!

Hoy me he despertado antes de que sonara el despertador. Es decir, había dormido menos de ocho horas y al despertarme, notaba que ya había dormido suficiente. Aún así, me he quedado acostadito, disfrutando (disfrutando!) de unos minutos más. El suelo me resulta ya cómodo. Incluso puedo ponerme de lado sin ninguna molestia exagerada y hoy incluso boca abajo.

Creo que el poder ya despertarme antes de que suene incluso el despertador y sentirme totalmente descansado es para mi la mejor prueba de que este experimento está siendo un éxito.

Recomiendo a cualquiera con problemas de espalda o con problemas para dormir, que lo pruebe.

Los efectos!

  • Despertar antes de que suene el despertador (sin haber llegado a las ocho horas de sueño).
  • Sentirme totalmente descansado y de buen humor (aún teniendo un exámen dentro de un rato).
  • Notar los ojos descansados.
  • Noto la espalda fuerte además de las lumbares.
  • Recomiendo una almohada para las piernas, colocada debajo de las rodillas o ir probando la altura hasta encontrar una postura cómoda. He descubierto que además de quitar tensión de la zona lumbar, hace descansar a las piernas mejor.
Próximamente: Día 7.

Día 5

enero 14, 2008

Vé al principio: Dormir en el suelo. 

Me fui muy tarde a dormir ayer noche, así que me desperté relativamente tarde (10am).

Nada más tumbarme me encuentro ya bastante cómodo, ni rastro de la molestia anterior. Anteriormente me costaba estar todo el rato boca arriba porque al cabo de un tiempo me entraba una molestia en las lumbares que al final se hacía casi insoportable y tenía que girarme de costado. He descubierto que si pones una almohada debjado de las rodillas, las piernas están más relajadas y la zona lumbar está más descargada.

Me dormí rápidamente en esta ocasión. Me dí cuenta que de vez en cuando me daba la vuelta y dormía de costado sin las molestias anteriores en las caderas. El dolor de las caderas remitió por completo.

Me he despertado con un poco de sueño por no haber dormido las horas suficientes, pero me encuentro descansado, con la espalda fuerte, ningún dolor ni molestia en absoluto y además las ojeras empiezan a ser un lejano recuerdo.

Incluso estoy notando que me hace bien a la vista, ya que estoy notando mejoras más evidentes al hacer mis ejercicios visuales.

Próximamente: Día 6.


Día 4

enero 13, 2008

Vé al principio: Dormir en el suelo.

Buenos días!

Quizá hoy no sea un post muy objetivo ya que a diferencia de los demás días en los que llovía y soplaba una mezcla de aguanieve infernal, ¡hoy ha amanecido con sol y sin una nube!

Me desperecé cuando sonó el despertador, estirándome y cambiando de posturas en el suelo, ya me está siendo cada vez más cómodo.

Efectos de hoy

  • He conseguido dormir boca arriba prácticamente toda la noche aunque al despertarme hoy tenía una ligera molestia en las lumbares que se ha disipado a los pocos minutos de andar por la casa.
  • Menos ojeras, bien descansado.
  • Las caderas perfectamente, ya que no he dormido de lado.
  • Ligeras agujetas por la espalda, fruto del ejercicio de ayer. (Practico Kin shi-hai do, próximamente postearé sobre el tema).

Buenos días!!

Próximamente: Día 5.


Día 3

enero 12, 2008

Vé al principio: Dormir en el suelo. 

Sonó el despertador y repetí el ciclo de los 20 minutos dos veces, por lo visto parece que me estoy empezando a acostumbrar a estar en el suelo…

Ningún dolor de espalda, ligera molestia en las caderas.

He dormido más tiempo boca arriba y menos de lado, al final podré dormir de un tirón boca arriba, porque por lo visto de lado te fastidias las caderas.

También notaba que sin almohada estaba más cómodo, pero la dureza del suelo al final me obligaba a ponerla de nuevo.

Estado:

  • Me noto descansado, pero igual que ayer.
  • Tengo menos ojeras.
  • Salí incluso con el aguanieve a pasear, al final incluso me animé, me puse a hacer ejercicio y acabé en camiseta.
  • Anteriormente no había reunido suficientes energías para ese tipo de ejercicio.
  • Me noto fuerte y con ganas de hacer cosas.
  • He notado que la visión me ha mejorado, pero creo que eso es una mezcla del buen descanso y los ejercicios de higiene visual que vengo realizando. Próximamente hablaré de mi experimentación con el Método de Bates.

Próximamente: Día 4.


Día 2

enero 11, 2008

Vé al principio: Dormir en el suelo.

Sonó el despertador, lo apagué y le puse 20 minutitos más (la costumbre).

.

.

.

Sonó el despertador, lo apagué y fui a ponerle los 20 minutitos más de rigor cuando la dureza del suelo me hizo cambiar de idea.

¡Otro punto a favor! Las camas son demasiado cómodas para gente dormilona y más en invierno. Normalmente si estoy acostado y suena el despertador, si me es posible lo apago, le doy más tiempo y repito el ciclo un par de veces. Que bien se está en la camita… Pero esta vez sin ninguna pereza de volver al suelo me levanté y me desperecé rápidamente.

Los efectos:

  • Estoy más descansado. Más que ayer y mejor de lo que recuerdo en mucho tiempo.
  • La espalda la noto muy bien.
  • Noto molestia en las caderas, donde el húmero se junta con la cadera. Había momentos de la noche en los que dormí de lado y es bastante molesto. Si me toco en la zona duele un poco pero al caminar y al hacer lo cotidiano no noto nada.
  • Me he despertado menos.

Aunque procuré irme a dormir más temprano, entre una cosa y la otra volví a irme al sobre bastante tarde. Desde la hora de acostarme hasta la hora de levantarme había unas ocho horas y media. Calculo que tardé en dormirme más de media hora.

Próximamente: Día 3


Dormir en el suelo

enero 10, 2008

Pues sí.

A la fuerza.

Desde que llegué a Suecia de Erasmus, aparte de pasármelo muy bien, no he conseguido dormir como toca. No es que haya sido por las fiestas o por los desvelos, si no por la infernal cama. Es una de esas camas con un colchoncito de espuma (espuma! que he mirado dentro de la tela abriendo la cremallera y eso me he encontrado) encima de un tablón de conglomerado, ni palitroques ni nada, un tabloncete.

Claro, te tumbas y pasa lo que pasa, te empiezas a hundir y te queda el cuerpo con la forma del signo de integrar. Cada mañana me despertaba con dolor de espalda, con ojeras y con la sensación de no haber descansado.

Al final tuve que buscar alternativas. Comprar un colchón estaba descartado, el presupuesto no llega, además de la odisea de ir hasta el IKEA en la que hay que coger dos autobuses. Después qué hago con el colchón, le pongo un casquet volador y vuelo encima?

Así que el siguiente paso fue colocar el colchón (si se le puede llamar así) en el suelo y durante un mes más o menos me funcionó bien. El primer día dormí mejor que en todas las noches suecas. Pero al mes o así el colchón fue cediendo y volví a integrarme de nuevo.

Ayer decidí poner las alfombritas del IKEA que tengo por el cuarto formando lo que sería la capa base. Con una colcha encima ya tenía el colchón fabricado. Hice la cama encima y me metí dentro.

Pues sí, es duro el suelo.

Pero la verdad, al cabo de un rato, empecé a notar como la espalda se me iba estirando. En la cabeza tenía metida alguna melodía hipnótica de grupo Om y empecé a notar un calorcillo por todo el cuerpo. Me lo recorría y me llegaba a los pies consquilleándolos. Empecé a respirar y a relajarme. Me acordé de una clase de yoga por la sensación del suelo, que no la había vuelto a notar desde esa única clase. Me relajé como hacía mucho tiempo que no me relajaba y me dormí.

Desperté varias veces, pero al despestar por la mañana notaba que estaba descansado. Quizás no había dormido las horas suficientes, pero el cuerpo lo tenía bien. Ningún dolor de espalda.

Esta es la segunda noche. Esta vez me voy más tempranito a la cama y voy a tener más horas para dormir. A ver como resulta.

Próximamente: Día 2


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.