Dormir en el suelo

Pues sí.

A la fuerza.

Desde que llegué a Suecia de Erasmus, aparte de pasármelo muy bien, no he conseguido dormir como toca. No es que haya sido por las fiestas o por los desvelos, si no por la infernal cama. Es una de esas camas con un colchoncito de espuma (espuma! que he mirado dentro de la tela abriendo la cremallera y eso me he encontrado) encima de un tablón de conglomerado, ni palitroques ni nada, un tabloncete.

Claro, te tumbas y pasa lo que pasa, te empiezas a hundir y te queda el cuerpo con la forma del signo de integrar. Cada mañana me despertaba con dolor de espalda, con ojeras y con la sensación de no haber descansado.

Al final tuve que buscar alternativas. Comprar un colchón estaba descartado, el presupuesto no llega, además de la odisea de ir hasta el IKEA en la que hay que coger dos autobuses. Después qué hago con el colchón, le pongo un casquet volador y vuelo encima?

Así que el siguiente paso fue colocar el colchón (si se le puede llamar así) en el suelo y durante un mes más o menos me funcionó bien. El primer día dormí mejor que en todas las noches suecas. Pero al mes o así el colchón fue cediendo y volví a integrarme de nuevo.

Ayer decidí poner las alfombritas del IKEA que tengo por el cuarto formando lo que sería la capa base. Con una colcha encima ya tenía el colchón fabricado. Hice la cama encima y me metí dentro.

Pues sí, es duro el suelo.

Pero la verdad, al cabo de un rato, empecé a notar como la espalda se me iba estirando. En la cabeza tenía metida alguna melodía hipnótica de grupo Om y empecé a notar un calorcillo por todo el cuerpo. Me lo recorría y me llegaba a los pies consquilleándolos. Empecé a respirar y a relajarme. Me acordé de una clase de yoga por la sensación del suelo, que no la había vuelto a notar desde esa única clase. Me relajé como hacía mucho tiempo que no me relajaba y me dormí.

Desperté varias veces, pero al despestar por la mañana notaba que estaba descansado. Quizás no había dormido las horas suficientes, pero el cuerpo lo tenía bien. Ningún dolor de espalda.

Esta es la segunda noche. Esta vez me voy más tempranito a la cama y voy a tener más horas para dormir. A ver como resulta.

Próximamente: Día 2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: