Espacio y movimiento

Vé al principio: Mejora tu visión.

“Los ejercicios llamados balanceo (sways) por el Dr. Bates contienen el principio del movimiento visual. Esto es crucial para el funcionamiento de la fijación central así como la apreciación de las relaciones espaciales, ambas siendo muy importantes para el correcto enfoque visual. Muchos tipos de balanceos han sido inventados, pero todos han derivado de unos pocos principios básicos.

El cometido de los balanceos básicos es el de analizar; no son tanto modelos del correcto ver sino una forma artificial de explorar varios aspectos de la visión de forma individual. Tienen, no obstante, un tema en común: la continuidad de la percepción consciente (awareness) y una clara dirección de la atención.

El balanceo (the sway)

En el balanceo, el cuerpo se balancea de lado a lado mientras la atención está dirigida hacia un punto distante. Uno se da cuenta de las constantemente cambiantes relaciones en el campo de visión, usando la fijación central como “pivote”. Suele ser costumbre el utilizar una referencia cercana como un poste o el marco de la ventana a través de la cual miramos, para establecer el “movimiento” inicialmente.

The sway

Al principio el balanceo parece no ser más que una simple demostración de paralaje , no obstante, a medida que una percepción más relajada se desarrolla, la experiencia del movimiento se transforma en una extraordinariamente compleja que tiene el efecto de relajar y mobilizar los ojos. Se vuelve posible entonces de extender la experiencia mediante el caminar hacia delante y atrás, dándose cuenta del movimiento aparente de los alrededores. Esto puede llevar a una mayor sensibilidad a los cambios en perspectiva así como de centrar y fijar la visión en un punto en relación con sus alrededores. Haciendo que la distancia tenga más sentido, ayuda a la posibilidad del enfoque correcto.”

*****

El balanceo recomiendo practicarlo al aire libre, ya que encuentro que hacerlo a través de una ventana limita mucho nuestra visión periférica del exterior. Como el ejercicio juega mucho con los efectos del balanceo en la visión periférica con respecto a nuestro “punto central”, encuentro indispensable entonces realizar el ejercicio fuera de casa.

Personalmente tengo un punto elegido, cerca de un lago. Encuentro que ayuda el elegir un sitio y conservar la costumbre de colocarse exactamente en la misma posición. Parece ser que la memoria ayuda a las relaciones, al menos al estar aprendiendo y también podremos comparar nuestros progresos a lo largo del tiempo. Si realizáramos el ejercicio en sitios diferentes cada día, no sabríamos decir si el efecto se debe a una mejora de nuestra visión o a las características del lugar elegido. Puede marcarse el suelo con una piedra, o sencillamente, si se trata de hierba o tierra, la marca de nuestras pisadas nos servirán de guía para la próxima vez. Al empezar el balanceo, debemos elegir un punto alejado donde fijar nuestra vista. Importante no forzar la vista en este momento, porque hay una tendencia (yo mismo lo experimenté), a intentar ver nítidamente ese “punto de referencia”. Si somos miopes, lo veremos borroso, pero no debe importarnos. Elijamos un punto y quedémonos con él, por muy borroso que parezca ser. Mientras nos balanceamos empezaremos a notar relaciones entre nuestro balanceo, el punto donde fijamos la vista y los alrededores, nuestra visión periférica. Es importante no cambiar nuestro foco visual, mantenerlo en el punto elegido y aunque notemos movimientos interesantes por el rabillo del ojo, no mover los ojos. Trataremos de estar lo más relajados posibles, respirando pausada y profundamente. Los que hayan visto “Fenomenon”, la película de Travolta y se acuerden de la escena donde empieza a balancearse con los árboles (como comunicándose con ellos), su balanceo lo tomo como modelo. No por la técnica, si no por el estado de relajación y como de “apertura” a nuevas cosas. El que tenga oídos que oiga.

El tiempo necesario es tanto como el que nos apetezca, es una “experiencia” no un ejercicio. Personalmente encuentro que hay que balancearse unos minutos para comenzar a percibir el efecto. Más adelante, necesitaremos menos tiempo. El balanceo es beneficioso para los ojos porque los hace experimentar lo que teóricamente es una visión sana. Practicándolo lo suficiente ayudaremos a los ojos a “entender” que esa es la forma correcta de ver. Encuentro que es importante para el avance practicar cada día, aunque sea un minuto. Además, encuentro que el ejercicio es bueno incluso para las piernas😀.

Próximamente: True Swings (los verdaderos giros)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: